Logo-TennisLife

Nuevos estudios científicos presentados por la Asociación Internacional de Edulcorantes (ISA) respaldan evidencias actuales de que los edulcorantes pueden contribuir a disminuir el consumo de azúcar, a controlar los antojos y a bajar de peso.

Londres a 21 de noviembre de 2018: Los edulcorantes pueden ayudar a seguir las recomendaciones de salud pública para reducir el consumo de azúcar y están vinculados con una dieta de mejor calidad, según nuevos estudios. Además, autoridades de seguridad alimentaria de todo el mundo siguen confirmando su inocuidad.

En el marco de la 3a Conferencia de la Asociación Internacional de Edulcorantes (ISA), “La ciencia detrás de los edulcorantes: cuando las evidencias se enfrentan a las políticas", realizada en Londres, Inglaterra, un total de 17 expertos reconocidos a nivel internacional debatieron sobre el uso, beneficios y el rol de los edulcorantes en la alimentación cotidiana.

Datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), indican que el consumo de azúcar no debe exceder el 5% de las calorías diarias.

El Profr. Adam Drewnowski, director del Centro de Nutrición y Salud Pública de la Universidad de Washington, Estados Unidos, presentó resultados de estudios recientes que revelan que el consumo de edulcorantes está relacionado con una dieta de mayor calidad y puede ayudar a la gente a seguir recomendaciones nutricionales para disminuir la ingesta excesiva de azúcar.

Durante una sesión sobre el papel que desempeñan los edulcorantes en el control de peso, se mostró que las evidencias actuales respaldan su utilidad para reducir el exceso de calorías provenientes de azúcares y, como consecuencia, bajar de peso.

El Dr. John Sievenpiper, catedrático asociado de la Universidad de Toronto, Canadá, expuso que los edulcorantes tienen el beneficio previsto y aclaró que no deberíamos esperar que los edulcorantes causen la pérdida de peso por sí solos, sino que pueden ser útiles si se usan para reemplazar azúcares, lo que resulta en una reducción de consumo de energía durante periodos lo suficientemente prolongados.

Otro tema de actualidad que trataron los especialistas fue el papel de los edulcorantes en el control de la diabetes. La discusión evidenció que reemplazar azúcar con edulcorantes también puede ser una estrategia útil para ayudar en el control de glucosa en personas diabéticas.

“La evidencia de estudios clínicos en humanos confirma que los edulcorantes no afectan los niveles de glucosa en la sangre ni otros índices de glucemia", dijo el Dr. Hugo Laviada-Molina, endocrinólogo clínico y catedrático de la Universidad Marista de Mérida, México.

Respecto al tema de los edulcorantes y la microbiota intestinal, el Profr. Ian Rowland, catedrático de la Universidad de Reading, Reino Unido, subrayó que las evidencias actuales no respaldan que los edulcorantes tengan un efecto adverso en la sensibilidad a la insulina o en la salud en general por el impacto en la microbiota intestinal.

Los expertos hicieron énfasis en que la seguridad de los edulcorantes aprobados ha sido confirmada en repetidas ocasiones por las autoridades regulativas de todo el mundo, como el Comité Mixto FAO/OMS de Expertos en Aditivos Alimentarios JECFA, la Administración de Alimentos y Drogas de Estados Unidos (FDA) y la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA).

“Podemos estar seguros de la inocuidad de los edulcorantes actualmente aprobados para su uso en alimentos y bebidas, ya que todos los edulcorantes se han sometido a rigurosas evaluaciones por parte de autoridades de seguridad previas a la aprobación de su uso, lo que resulta en una ingesta diaria admisible", comentó la Dra. Rebeca López-García, toxicóloga mexicana.

Desde una perspectiva de salud pública, los expertos comentaron que los edulcorantes pueden contribuir a la prevención y control de distintos problemas que aquejan a la población a nivel global como la obesidad.

“Al reemplazar los azúcares, los edulcorantes pueden ser una útil herramienta de reformulación alimentaria y una forma, entre una variedad de estrategias, de controlar problemas actuales de salud pública, principalmente reducción en el consumo de azúcar y obesidad", concluyó el Profr. Peter Rogers, catedrático de Psicología Biológica en la Universidad de Bristol, Reino Unido.

Síguenos en Twitter
Síguenos en Facebook

© Copyright Magazine México 2018

Diseño y Desarrollo por Sinfoni