Logo-TennisLife

El Hotel Cecil, recientemente renombrado como 'Stay on Main', es un alojamiento económico en el centro de Los Ángeles que originalmente tenía 700 habitaciones (ahora 600). Desde 1925, la historia del hotel ha estado plagada de suicidios, asesinatos, desapariciones y asesinos en serie. El último hecho escalofriante sucedió hace cinco años, los huéspedes del aún hotel Cecil se quejaron ante el personal por la baja presión del agua y de su extraño sabor. Inspeccionaron uno de los tanques de agua en el techo y eso reveló el problema: el personal encontró el cuerpo en descomposición de Elisa Lam, una estudiante de Vancouver de 21 años que había estado de vacaciones por la ciudad y se había alojado en el hotel antes de desaparecer por dos semanas.

Afortunadamente para los huéspedes, las pruebas del suministro de agua resultaron negativas para las bacterias dañinas, pero aún hoy no está claro qué le sucedió a Elisa. Su muerte ha desconcertado a muchos, especialmente cuando las imágenes de las cámaras de seguridad de los ascensores salieron a la luz, mostrando a la joven actuando erráticamente, presionando botones aleatorios, asomando la cabeza para mirar alrededor y aparentando hablar con alguien que no estaba allí o que no se puede ver en la cámara.

Se cree que su comportamiento inquietante es el resultado de un episodio relacionado con su trastorno bipolar y el forense dictaminó que su muerte fue por ahogamiento accidental, insistiendo en que no había drogas en su cuerpo. Pero algunos todavía se preguntan cómo pudo haber llegado al techo y meterse en el tanque de agua en primer lugar, además, ¿cómo habría cerrado la tapa por fuera? Estas y otras circunstancias misteriosas que rodean la muerte de Elisa han llevado a algunos a creer que fue asesinada, mientras que otros apuntan a lo paranormal, alegando que el edificio está "maldito" o "embrujado". Con la falta de pruebas, lo que le sucedió a Elisa Lam sigue siendo un misterio.

Negro historial

Poco después de que el hotel se abrió en 1925, el 'Cecil' se hizo conocido como un "hotel económico" que atraía a las personas desplazadas, incluidos algunos involucrados en la prostitución y las drogas. En el hotel han habido múltiples muertes por causas no naturales, ya sean accidentes, asesinatos o suicidios. Helen Gurnee (1954), Julia Moore (1962) y Pauline Otton (1962) saltaron de las ventanas de los niveles superiores, y la última al caer en la acera también mató a un peatón. Algunos, como el caso de la mujer aún no identificada que saltó o cayó desde el piso 12 en 1975, permanecen sin resolver hasta el día de hoy.

Los asesinos en serie Richard Ramirez (el "acosador nocturno") y Jack Unterweger se alojaron en el Cecil en 1985 y 1991, respectivamente. También fue en el hotel donde se le vio viva por última vez a la Dalia Negra, Elizabeth Short, quien fue imagen del hotel y después fue hallada horriblemente mutilada y descuartizada en 1947. Hoy en día, el hotel está completamente renovado y se espera que con ésto, quede atrás la vibra siniestra que el hotel tuvo desde el principio de su existencia.

Síguenos en Twitter
Síguenos en Facebook

© Copyright Magazine México 2018

Diseño y Desarrollo por Sinfoni