Logo-TennisLife

A primera vista, la pintura de 1656 "Las Meninas" de Diego Velázquez podría parecer simplemente otro retrato del montón. Pero tiene varios detalles curiosos, es necesario verlo más a fondo. Contiene pistas que han fascinado y frustrado a los historiadores del arte. Es uno de los cuadros más importantes de toda la historia del arte universal. Incluso hay algo que se llama "Síndrome de la Fatiga de Las Meninas" (SFLM) es un mal que padecen los historiadores que han dedicado mucho tiempo y mucha reflexión al estudio de este cuadro enigmático

Diego Velázquez nació en la próspera ciudad de Sevilla (España) en 1599, desde muy joven demostró un enorme talento y a los 18 años obtuvo el título de maestro pintor, nunca la faltaron clientes que le encargaran cuadros, cobraba muy bien y gracias a su talento, se codeaba con la realeza.

"Las Meninas" fue uno de sus últimos cuadros, fue pintado en 1656 y es interpretado como una mirada detrás de lo que sucedía en la corte española. En el centro aparece la infanta Margarita Teresa a la edad de cinco años, rodeada de un grupo de doncellas ó 'meninas'.

A la derecha, están dos personas con enanismo (Maria Barbola y Nicolas Pertusato), uno de ellos jugando con un perro mastín y a otros servidores de la corte: dos que están charlando y uno al fondo que parece levantar una cortina (Don José Nieto Velázquez, posiblemente relacionado con el pintor).

Y por supuesto, distinguimos a Velázquez, que se representa a sí mismo con la Cruz de Santiago en el pecho (aquí hay un detalle del que hablaremos más adelante), trabajando en un enorme lienzo con la paleta y el pincel en las manos. Hasta aquí nada extraño, ¿cierto?

Sobre la cabeza de la infanta, notarás un marco de madera oscura. Dentro de él, se pueden ver dos figuras. Estos son su padre y su madre, el rey Felipe IV de España y Mariana de Austria. Aquí es donde se encuentra un detalle que puede pasar desapercibido a primera vista. En realidad, lo que vemos es un espejo y los reyes se están reflejando en él. Es como si los reyes estuvieran justo en el lugar donde está el espectador. Velázquez incluye a los reyes en el cuadro de una manera muy ingeniosa: nos hace saber que están ahí, aunque no los veamos en la escena.

Ya sea que estén mirando o posando, estas teorías postulan que Velázquez enmarcó intencionalmente la pintura para que su audiencia la mirara desde el punto de vista de la realeza reflejada en ese espejo. Básicamente, al mirar esta pintura, estás en los zapatos de los reyes de España del siglo XVII.

Pero...¿qué cuadro está pintando Velázquez? Él mira fijamente hacia el espectador, no parece estar pintando a la princesa con sus doncellas. ¿Podría él estar pintando a los reyes y es por eso que ellos se ven reflejados en el espejo? ¿O Velázquez está pintando a los reyes y lo que se refleja en el espejo es el lienzo?

Se han encontrado otros detalles, como que si se traza una línea imaginaria por las cabezas del propio Velázquez, las dos meninas, la infanta Margarita Teresa y José Nieto Velázquez conforman la constelación Corona Borealis cuya estrella central se llama Margarita Coronae, como la infanta que ocupa también el lugar central en el cuadro. Un guiño a la que sería heredera del trono. Si, Velázquez también era conocedor de la astronomía y la cosmografía.

Cuando se hicieron las radiografías para el estudio del cuadro, sólo era visible la figura del rey. ¿Por qué no aparecía la Reina en el origen del cuadro? ¿Quizá porque ella fue su segunda esposa? esa es una incógnita hasta el día de hoy.

Mientras Felipe IV había colmado a Velázquez con honores mientras el artista vivía, el rey entregó el tributo más grande después de la muerte del pintor. En 1660, un año después de que Velázquez ingresara en la organización católica de la Orden de Santiago, el pintor murió. En su honor, el rey ordenó que se añadiera la insignia de la orden en la figura de Velázquez en "Las Meninas". Algunos historiadores incluso afirman que fue el propio rey quien pintó este toque final.

Síguenos en Twitter
Síguenos en Facebook

© Copyright Magazine México 2018

Diseño y Desarrollo por Sinfoni