Logo-TennisLife

Tristemente, la alineación original ya no existe.

La muerte de los miembros de la formación fundacional de Motörhead, el trío más salvaje del rock, ha sido incluso más repentina que la de The Ramones (Joey, Johnny, y Dee Dee fallecieron en 2001, 2002 y 2004, y el batería Tommy diez años después, en 2014), y pone fin a una era del rock'n'roll.

El último en caer ha sido Larry Wallis, el primer guitarrista de la banda, que ha fallecido esta semana a la edad de 70 años. Y antes que él murió Lemmy Kilmister, cuyo aura de inmortalidad se desvaneció el 28 de diciembre de 2015, en una jornada en la que a más de uno le costó creer que no era una inocentada.

Phil «Filthy Animal» Taylor no fue el primer baterista de Motörhead. Antes que él, cuando la banda formada por Lemmy (tras su expulsión de Hawkind) aún se llamaba Bastard, estuvo Lucas Fox, que dio varios conciertos y aún vive. Pero fue sustituido a los seis meses por Taylor, que se convirtió en un miembro original de hecho para todo el mundo, y así se le recuerda desde que falleció el 11 de noviembre de 2015 (un mes antes que Lemmy) a la edad de 61 años, a causa de una insuficiencia hepática.

La formación duró sólo unos meses, ya que Lemmy decidió contratar a Eddie «Fast» Clarke como segundo guitarrista y Wallis se marchó al no querer compartir protagonismo con el recién llegado. Curiosamente, al marcharse Wallis el grupo volvió a quedarse como trío.

En los últimos años también han fallecido «Fast» Clarke y Michael Würzel Burston (el guitarrista de la cuarta formación).

Síguenos en Twitter
Síguenos en Facebook

© Copyright Magazine México 2019

Diseño y Desarrollo por Sinfoni