Logo-TennisLife

Hawái es un destino que siempre recomiendo ampliamente, lo visité hace varios años durante un viaje en crucero, como la mayoría de los mexicanos visitan este conjunto de islas. Realicé los tours de puerto que ofreció nuestro barco, visité la Isla Grande y Kauai, admiré cañones volcánicos y playas, me pareció un lugar hermoso y la pasé excelente.

alt

Recientemente tuve la oportunidad de regresar, fui a una junta de trabajo en el hotel Fairmont en la isla de Maui y decidí aprovechar la oportunidad para conocer un poco más de Hawái, tenía sólo 4 días disponibles y me aconsejé con Graciela Chapa en mi agencia de viajes. Ella vivió 16 años en Hawái donde dirigió una de las empresas de turismo más importantes, así que dejé en manos de la experta la decisión de distribuir y aprovechar al máximo el tiempo. El plan fue quedarme un día más en Maui y volar a Oahu para pasar los demás días.

HANA, UNA GRAN EXPERIENCIA

En Maui, uno de los consejos de Graciela, fue tomar temprano un tour en helicóptero, pero el estado del tiempo -y de mi cartera- no lo permitieron, así que renté por un día un auto y fui a conocer el pueblo de Hana, uno de los lugares más tradicionales y mejor conservados de las islas. Mientras manejaba solo en el auto, entré en un estado de ánimo muy especial, conforme admiraba los paisajes, parando para tomar fotos y platicando con los locales, disfruté de no tener prisa de nada mientras seguía la ruta más o menos establecida, pero podía modificarla a placer. Hana y todo el camino fueron una gran experiencia, pero lo que me impactó y luego marcó el transcurso del viaje, fue el encuentro con la gran cultura y pasión con la quelos hawaianos retoman sus tradiciones.Danzan el hula con el corazón, y enseñan a los niños el lenguaje antiguo, el uso del pareo (kapa) es un arte y el surf, más que un deporte es todo un ritual.

alt

WAIKIKI, LA MÁS “CHIC”

Oahu es la isla principal de Hawái, ahí se encuentra la capital del estado que es Honolulu, al sureste de la isla. Tomé el auto en el aeropuerto, y después de llegar al hotel pasé el día paseando por las playas de Waikiki y por la tarde a lo largo de la famosa avenida Kalakua, disfrute los paseos, pero nada que ver con la exótica experiencia de Hana. Waikiki es la zona más “chic” en hoteles, boutiques y bares de Oahu. Me impresionó la cantidad de visitantes chinos y japoneses, tantos que cuando ves turistas estadunidenses llaman la atención. La mayor parte del turismo de Estados Unidos que viaja a Hawái va a los resorts en las islas de Lanai, Kauai y Maui. Al día siguiente subí al auto con un mapa, resalté los destinos a los que planeaba llegar, y me dirigí a Diamond Head, que tiene una de las vistas más espectaculares.

En el camino sentí como cuando sales a provincia y regresé al mismo estado de ánimo que cuando manejaba por los caminos a Hana. Las carreteras en Oahuson excelentes, y aunque estás en EstadosUnidos, sientes que te encuentras en un lugar peculiar con paisajes y gente muy diferente.

La historia de Hawaii es interesante y variada, desde la llegada de sus primeros pobladores, hace más de 800 años, su redescubrimiento en 1778 por el Capitán James Cook, la llegada de los misioneros cristianos que trataron arduamente de prohibir las costumbres paganas de los nativos y finalmente la ocupación y su incorporación como el estado 50 de Estados Unidos.

PASIÓN POR EL SURF

Mi ruta consistió en rodear paulatinamente la isla internándome en determinados puntos para apreciar la naturaleza. Cuando me perdí me dirigí a unos pescadores locales, una interesante mezcla de nativos polinesios y europeos que comparten ya por muchos años la cultura y tradición hawaiana. Felices de platicar y de compartir una cerveza con el primer mexicano que conocen, me indicaron el camino más corto a Honolulu a través de un largo túnel (claro que les conté que escribo para una importante revista en México, ¡Magazine!).

Además de visitar Pearl Harbor tenía mucho interés de ver a los surfistas en plena acción. Vi muchos en Maui y por doquier en Waikiki, pero ahora quería ver las “Grandes Ligas” así que viaje hasta el norte de la isla, a las playas de Sunset Beach, y pese a que no era la temporada de las inmensas olas pude presenciar, además del espectáculo, ese culto tan hawaiano que es la pasión por el surf y sus tradiciones tan originales.

Hawái es un gran destino también para explorar y como dicen los hawaianos “Hele me oli” que quiere decir: ¡Vayan con felicidad!

Síguenos en Twitter
Síguenos en Facebook

© Copyright Magazine México 2017

Diseño y Desarrollo por Sinfoni