Logo-TennisLife

Durante la semana, es común que hablemos del tráfico cotidiano y el bullicio de nuestra ciudad, pero una de las grandes virtudes de vivir en el Distrito Federal y su periferia es que desde cualquier caseta que nos rodea, en un perímetro de máximo tres horas de viaje en carretera, podemos llegar a una gran cantidad de lugares para visitar o para pasar un excelente fin de semana y olvidarnos completamente del estrés de la gran capital.

En este momento, todos podemos enumerar en nuestra mente varios sitios turísticos cercanos, pero casi puedo apostar que la mayoría de los lectores no incluyó en su pensamiento al estado de Hidalgo. Pues bien, en esta ocasión les quiero recomendar un paseo encantador y muy diferente, un paseo que incluye un pueblo denominado como Pueblo Mágico, comida típica riquísima. Paisajes incluyendo a una de las 13 maravillas naturales de México, una antigua hacienda bellísima, gente encantadora y todo esto a menos de dos horas pasando la caseta de la carretera a Pachuca.

alt

El destino es Real del Monte, que con mucha justicia obtuvo su título por lo bien conservado que se mantiene, lo peculiar de su colorida apariencia, su historia y su amigable y tradicional población.

MINAS Y TRADICIONES

Real del Monte se encuentra a unos 20 minutos pasando Pachuca en las laderas de un frondoso monte y a una altura de 2,600 metros sobre el nivel del mar. En su origen, los pobladores eran otomíes y lo llamaban Maghotsi que quiere decir “paso alto” y en tiempos de la colonia primero se le llamó San Phelipe, luego Mineral del Monte al descubrirse sus minas de plata y posteriormente Real del Monte ya que en aquellos tiempos, todo lo que se encontraba bajo el dominio de la corona española se le denominaba con el prenombre de “Real”.

Al poco tiempo de finalizar la guerra de Independencia, en 1824 unas empresas Inglesas se instalaron en el pueblo para explotar la riqueza de las minas y con ellos trajeron su maquinaria de vapor y a sus mineros expertos del condado de Curnalles, así como sus costumbres y tradiciones.

LOS PASTES

Construyeron una iglesia metodista en el centro del pueblo y sus mujeres les preparaban una comida que llamaban pastries o cornish pastries, una especie de empanada rellena de carne de res picada con papa, cebolla y nabo que al ser cocinada lentamente mantiene su temperatura mucho tiempo y así les llegaba calientita hasta el fondo de la mina. Este exquisito manjar aún vive en todo el pueblo, sólo que con los años pasó de llamarse pastry o paste, lo venden por todas partes y con su clima fresco resulta delicioso, con el paso del tiempo, la influencia de la cocina mexicana también llegó a los pastes y es muy común encontrar hoy en el surtido también pastes de mole y frijol.

alt

“El barón Alexander von Humboldt quedó impresionado por la belleza de los Prismas Basálticos que los dibujó a lápiz en 1803 y hoy se muestran en un museo de Londres”.

Es asombroso como en Real del Monte todos conocen las diferentes historias y anécdotas de la herencia minera del lugar. Hace ya mucho tiempo que las minas dejaron de producir esas grandes cantidades de plata pero sigue siendo un pueblo minero y con magníficos artesanos de joyería de plata y otros metales. El pueblo cuenta con un museo en la mina de Acosta, el Museo de Medicina Laboral para mineros y también resulta muy interesante visitar el panteón inglés que es parte integral de su legado.

Algo que también nos dejaron aquellos mineros ingleses fue el futbol, ya que a las afueras de la mina de Dolores fue el primer lugar en México donde se jugó con una pelota de cuero rellena de un material suave. Hace unos años casualmente se encontraron algunos de estos históricos balones. Al caminar por las calles y laberintos empinados de Real del Monte se respira un aire puro con una peculiar sensación de estar viviendo en el pasado. Esos aromas de tantas panaderías con sus cocoles y pan de nata le despiertan el apetito a cualquiera. Todo se ve limpio y autos casi no circulan. ¡Es un verdadero pueblo mágico y hay que disfrutarlo!

alt

TIPS DE REAL DEL MONTE

Para alojarse:

  • Hay varios hotelitos que eran construcciones originales del pueblo, todos son simples y los precios varían de 400 a 700 pesos la noche por habitación.

Para comer:

  • Restaurant Real, Av. Hidalgo No. 551 y El Serranillo en Av. Juarez No. 7-B, Se comen deliciosos platillos mexicanos y locales. Los precios, son también como un paseo histórico, hace mucho tiempo no comía yo tan bien y tan barato.

VISITAS CERCANAS

Se puede tomar en auto fácilmente el camino de “El Corredor de la Montaña” para visitar a unos 20–30 minutos, la hacienda San Miguel Regla, sin duda una de las antiguas y hermosas de México, ahora es un bonito hotel con infinidad de actividades, se puede visitar gran parte de la hacienda y la entrada cuesta 50 pesos por persona.

“Los Prismas Basálticos son una formación volcánica resultado del enfriamiento lento de la lava hace varios millones de años”.

En el Corredor de la Montaña hay varios hoteles con actividades de esparcimiento y deportes.

Los Prismas Basálticos, una de las 13 maravillas naturales de México, son formaciones geológicas formadas hace miles de años posiblemente por lava volcánica. Es una gran barranca que parte de sus paredes la forman inmensos bloques que parecen prismas geométricos. La entrada al parque es muy barata y es un excelente lugar para pasear con niños.

alt
Síguenos en Twitter
Síguenos en Facebook

© Copyright Magazine México 2017

Diseño y Desarrollo por Sinfoni