Logo-TennisLife

Durante las vacaciones de Acción de Gracias tuve la oportunidad de conocer Chicago con amigos locales. Esto significó restaurantes escondidos, paseos en auto y pavo… mucho pavo.

alt

Acción de Gracias es una celebración auténticamente estadunidense que como estereotipo incluye comida por montones y futbol americano, pero también es algo más, es ver toda la ciudad vestida de fiesta y a la gente en la calle, turisteando con parientes de fuera o haciendo compras de última hora. En medio de este ambiente festivo, pasé un par de días perfectos en una ciudad que tiene un encanto muy especial.

MILLENIUM PARK Y THE LOOP

Mi primer día, uno de esos últimos con sol, en un otoño que se rehúsa a acabar, lo pasé recorriendo Millennium Park y The Loop. El parque se encuentra a un lado del lago Michigan, uno de los cinco grandes lagos, y está salpicado por una inigualable colección de arte público. Aquí se puede ver la famosa “Cloud Gate” de Anish Kapoor, a la que los locales llaman de cariño “el frijol” (The bean). Esta escultura emblemática es única, atrae multitudes y da una visión alterna tanto de la ciudad como de nosotros mismos. En su reflejo puedes ver pasar la ciudad como un ser con vida propia en constante cambio. El pabellón Jay Pritzker con su diseño de Frank Gehry adquiere un nuevo significado al verse desdoblado por la superficie brillante del “frijol”.

alt

El resto de The Loop es un desfile de edificios de arquitectura contrastante donde habitan miles de personas que llenan banquetas, tiendas y restaurantes en cada calle. Aquí probé las palomitas de Garrett´s (tienda que vende exclusivamente palomitas) y cuya especialidad, el Chicago Mix, es una mezcla de palomitas caramelizadas y palomitas con queso cheddar. Suena como algo de un sueño surrealista, pero es la mezcla más deliciosa de dulce y salado que he probado en mucho tiempo.

También aquí tuve la oportunidad de visitar un mercado navideño estilo alemán que se ubica en la base del Chicago Picasso. Así, los compradores navideños compran nueces garapiñadas mientras intentan descubrir si la escultura de Picasso representa a una mujer o a un caballo, aunque suena ofensiva la comparación, ¡es real!

Por la noche nos esperaba Second City, show de comedia y escuela de algunos de los nombres más reconocidos de Saturday Night Life. El espectáculo tiene comentarios políticos actuales y bromas sobre el estilo de vida estadounidense. La manera perfecta de terminar un muy buen día.

ART INSTITUTE

El segundo día fuimos al Art Institute, el segundo museo más grande de Estados Unidos. Entramos por el ala moderna e inmediatamente me sentí sobrecogida por la arquitectura y la cantidad e importancia de las obras que alberga. Es horrible quererlo ver todo y saber que no hay tiempo -¡ni pies!- que alcance. Tiene obras increíbles que van desde arte chino del siglo XVI hasta pintura americana contemporánea. Las que no me podía perder fueron “America Gothic” de Grant Wood y “El Guitarrista” de Pablo Picasso.

alt

A Chicago se le conoce como “Windy City” (la ciudad del viento). Es la tercera ciudad con mayor número de habitantes en Estados Unidos, detrás de Nueva York y Los Ángeles.

Saliendo, muerta de hambre, me di un lujo y probé la “deep dish” pizza, un platillo típico de Chicago. Esta pizza rellena sabe tan deliciosa como suena, saturada con una combinación perfecta de ingredientes y con queso desbordándose por las orillas. Nosotros escogimos Giordano´s pero hay una gran disputa por años, entre este restaurante y su rival Gino´s. Creo que si todos los problemas se pudieran resolver probando dos deliciosas pizzas, el mundo sería un mejor lugar.

CIUDAD DE LOS VECINDARIOS

El resto del día manejé por los distintos vecindarios que son increíblemente diferentes entre ellos. Wrigley Ville, hogar de los Cachorros y de los mejores hot dogs de Chicago; River North, área de galerías y tiendas y The Gold Coast, la zona más exclusiva de la ciudad. Durante este paseo manejamos de sur a norte por la carretera costera y vi la ciudad como si estuviera viendo una postal. Chicago aparecía en el horizonte como la ciudad Esmeralda del Mago de Oz, con todos sus edificios brillando con el sol y el lago Michigan enmarcándola.

Chicago es una ciudad muy especial que tiene muchas cosas que ofrecer. No fui al Jardín Botánico, al Planetario o al Museo de Ciencia e Industria, sin embargo, comí como loca y disfruté de un clásico mercado navideño. Y eso es lo que me encantó, Chicago siempre tiene algo especial y sorprendente que ofrecer, siempre causa una impresión permanente al que la visita.

Y todos esos lugares a los que no fui ¡son un excelente pretexto para regresar!

PARA VISITAR


  • Art Institute of Chicago
  • Chicago Cultural Center
  • Field Museum of Natural History
  • Museum of Contemporary Art of Chicago
  • Oriental Institute
  • Shedd Aquarium
  • Museum of Science and Industry in Chicago
  • Adler Planetarium

Carolina González García es consultora de viajes especializada en Viajes Excélsior y egresada de la maestría en Estudios de Arte de la Universidad Iberoamericana. Se especializa en lunas de miel y viajes culturales. Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.. Teléfono 3098-8888. Teléfono directo: 3098-8867.

Síguenos en Twitter
Síguenos en Facebook

© Copyright Magazine México 2017

Diseño y Desarrollo por Sinfoni