Logo-TennisLife

Sé un agente de cambio y recuerda que “TODOS PODEMOS CAMBIAR EL MUNDO”

Seguramente ya oíste sobre la energía renovable que se obtiene del viento, y a la que se conoce mejor como energía eólica, la cual se genera por efecto de las corrientes de aire, y que se transforma en otras formas útiles para las actividades humanas.

Pero, a qué no sabías que el Istmo de Tehuantepec, en Oaxaca, es un lugar importantísimo para dicha energía. Este lugar atrae la atención internacional ya que el viento que sopla en esta estrecha franja de tierra que conecta los océanos Atlántico y Pacífico, representa uno de los recursos eólicos más importantes del mundo. El istmo tiene un potencial estimado de 15,000 MW de energía, suficiente para abastecer 15 millones de hogares europeos.

Y, a qué tampoco sabías que los proyectos contemporáneos de energía renovable crean tensión y discordia, particularmente en el sur. Los conflictos se derivan de la asignación de tres componentes críticos de la producción de la energía renovable:

  • Capital
  • Tecnología
  • Territorio

Las compañías europeas de energía, especialmente las de España, empezaron el desarrollo de 2,500 MW de producción de energía eólica en el Istmo. Las comunidades indígenas que hicieron tratos con estas compañías internacionales de electricidad fueron impactadas de manera negativa por varias razones:

  • En el contrato se excluye o margina a las comunidades. En muchos casos, el gobierno negocia directamente con las compañías internacionales, sin permitir que las comunidades expresen su opinión, aún cuando el territorio les pertenece.
  • Los acuerdos que presuntamente firmó la comunidad están escritos en español, en vez de estar en la lengua indígena propia, lo cual conduce a malos entendidos acerca de los términos.
  • Las comunidades no saben cuánto debería pagar una compañía por usar su viento.
  • Los contratos limitan cómo los habitantes indígenas pueden usar su terreno. Los contratos de renta se pueden llegar a los 30 años, periodo en el que las compañías mantienen un control efectivo del territorio y deciden bajo qué términos la comunidad puede usarlo.

"Contribuye con Ashoka. Tu apoyo es necesario para encontrar más emprendedores con ideas innovadoras para solucionar los problemas que más afectan a la sociedad"

A pesar de estas desfavorables condiciones, las comunidades indígenas del Istmo de Tehuantepec trabajaban con las compañías internacionales de energía pues no tenían alternativa, hasta que el emprendedor social de ASHOKA Sergio Oceransky propuso una solución y trabaja a diario en ella.

Sergio democratizó la economía de la energía renovable y hace posible, para las comunidades, participar y beneficiarse de proyectos de energía eólica a gran escala.

La organización de Sergio, Grupo Yansa, provee a pescadores y campesinos con recursos financieros, tecnológicos y la educación necesaria para construir y operar granjas de viento, vender energía limpia y financiar el desarrollo social de los programas. Su objetivo y el de ASHOKA es contribuir a una transición más justa y sustentable, donde la energía renovable se convierte en el motor de desarrollo de las comunidades.

Grupo Yansa trabaja en la construcción de un proceso para que la transición a la energía renovable conduzca a una distribución más justa y democrática de los recursos energéticos, no sólo para unas cuantas granjas eólicas en el sur de México, sino como modelo alternativo de negocio para los países en desarrollo.

alt

SERGIO OCERANKY FUNDADOR Y DIRECTOR GENERAL DE GRUPO YANSA

AÑO DE ELECCIÓN: 2009

CAMPO DE TRABAJO: MEDIO AMBIENTE

PAÍS: MÉXICO

Síguenos en Twitter
Síguenos en Facebook

© Copyright Magazine México 2017

Diseño y Desarrollo por Sinfoni