Logo-TennisLife

En días pasados caminaba por una colorida calle peatonal de la Ciudad de México, cuando llamó mi atención el ilimitado número de tiendas repetidas, y no me refiero a que pertenecían a la misma marca, sino a la reiteración de rubros.

En México el gran visionario es una especie en extinción y dio paso a emprendedores a medias, a personas deseosas de gloria con la mediocre imitación de modelos de negocio.

La guerra por el posicionamiento

La batalla de las marcas nunca estuvo en las calles o en los anaqueles de los supermercados, la verdadera cruzada está en la cabeza de los consumidores y ahí debemos encontrar un lugar privilegiado, no obstante, para lograrlo es indispensable conocer un poco sobre el funcionamiento del cerebro humano.

alt

Probablemente haya notado que su memoria cada vez funciona menos y que no es capaz de recordar su propio número de teléfono. Si bien los teléfonos inteligentes tienen culpa, la adhesión de más dígitos también juega un papel importante. Según investigaciones, el ser humano promedio recuerda hasta 7 datos de una misma categoría: 7 dígitos en un número de teléfono, 7 marcas en un mismo rubro y hasta el nombre de los 7 enanitos que acompañaban a Blanca Nieves. Haga la prueba y trate de recordar 7 marcas de leche, de jugos o de cualquier otra categoría que crea conocer muy bien.

Peor aún, aunque es posible recordar 7 marcas dentro de una misma ramificación de negocio, el mercado sólo le permitirá sobresalir a dos. Finalmente podemos entender por qué una marca es valiosa… Porque domina una categoría de mercado.

El callejón de los sueños rotos

Cada año millones de personas apuestan sus esperanzas y hasta la hipoteca de la casa en un pequeño negocio sin saber que las estadísticas juegan en su contra. Un estudio realizado en agosto del año pasado por Raffoul Imagen y Comunicación, empresa que dirijo, determinó que en México el 82% de las nuevas empresas se ven obligadas a detener sus actividades en el primer año de operación. Si lo analizamos con objetividad, poner un negocio sería la peor apuesta, pero en los negocios las apuestas no existen, de lo que se trata es de su habilidad para predecir lo que ocurrirá con su nuevo producto o servicio.

El error más común es que las personas desconocen que las normas del juego radican en los insulsos intentos dirigidos a servir un mercado en vez de crearlo. Pensemos en los refrescos de cola donde dos marcas monopolizan el mercado.

Tendríamos dos opciones: lanzar una tercera marca que intente luchar contra los gigantes o crear una categoría diferente, por ejemplo un refresco de cola saborizado.

Manos a la obra

Constantemente escuchamos a expertos asegurar que el pez grande se come al chico aunque en la economía actual esto es una verdad a medias ya que el pez rápido también tiene una gran oportunidad de comerse al lento.

Querido lector, a lo mejor todavía no se encuentra muy convencido de este artículo o tal vez siente un poco de miedo pues el tamaño del mercado con el que va a iniciar esa nueva categoría es cero, sin embargo, trate de imaginar cuál era el tamaño del mercado de refrescos de cola el día que se lanzó Coca Cola.

alt

Mtro. Carlos Raffoul Saba es autor del libro “La Consultora”. Experto en imagen pública y posicionamiento estratégico. Miembro fundador de la Asociación Mexicana de Consultores en Imagen Pública (AMCIP) y Locutor titular del programa radiofónico de noticias “El Ajo”. Contacto: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. y @carlosraffoul.

Síguenos en Twitter
Síguenos en Facebook

© Copyright Magazine México 2017

Diseño y Desarrollo por Sinfoni