Logo-TennisLife

Las grandes empresas encontraron una nueva forma de quitarle de la bolsa el dinero que tanto trabajo le cuesta ganarse, y lo peor es que lo están haciendo sin que usted se dé cuenta…

Hace décadas los grandes corporativos integraron el concepto de “culturas corporativas” con la intención de llevar a sus ejércitos de empleados en un marco exclusivo, segregativo del que debieran sentirse orgullosos para que opten por “ponerse la camiseta” como vulgarmente se dice. Algunas veces se trata de una fiesta que se celebra el mismo fin de semana de cada año, otros prefieren aplaudir el buen desempeño de algún compañero y hay quienes prefieren reunir a su equipo de trabajo para gritar al unísono alguna ridícula porra.

Adictos Anónimos

Quizá usted no lo sabe pero esa misma estrategia ya la usan con usted para hacerlo adicto a las marcas. El primer paso siempre es la negación y por eso veremos su rutina diaria.

alt

Le aseguro que antes de dormir coloca su celular en el buró y lo deja prendido por si alguien lo busca en la madrugada; si no ocurrió, revisa sus mensajes y luego sus cuentas de Twitter, Facebook, Pinterest y todas las redes sociales. Luego se asea, prepara un café y se guarda el teléfono para enchufarlo en el auto, pues es impensable llegar a la oficina a las 8 de la mañana y ¡SIN BATERÍA!

YA ES ADICTO

Las grandes compañías identificaron una forma de volvernos adictos a sus marcas y consta de dos etapas: la primera la llamo “atrapado en la rutina”, limitada a los productos que utilizamos como parte de nuestros hábitos como lavarnos los dientes con determinada pasta o utilizar la misma crema para humectar nuestra piel.

La segunda, la llamo “dulces sueños” y es cuando compramos algo sólo porque los estímulos emocionales que contienen se infiltraron en nuestros cerebros.

La etapa de los dulces sueños es cuando somos más vulnerables, es el momento para que el apego a una marca eche raíces y todo porque al encontrarse en un pequeño respiro de rutina, nos sentimos más relajados y susceptibles a asociar emociones agradables a nuevos recuerdos.

Querido lector, la próxima vez que utilice un producto pregúntese si tiene una adicción o simplemente la necesidad urgente. Los creadores de esas marcas impregnan sus productos con algunas cualidades adictivas, ya sean psicológicas o físicas.

Síguenos en Twitter
Síguenos en Facebook

© Copyright Magazine México 2017

Diseño y Desarrollo por Sinfoni