Logo-TennisLife

Cuando un ex empleado advierte, después de muchos intentos de volver al mercado del trabajo asalariado, que la autonomía quizás sea la única vía que le queda, la primera pregunta que se hace frente al espejo es: “Y ahora, ¿qué hago?”, “Y ahora, ¿qué soy?”.

Una posibilidad de respuesta es la de continuar haciendo lo mismo que hacía por un sueldo, pero esta vez para múltiples clientes, quizás como asesor en la materia en la que se es experto. Otra posibilidad es la de iniciar un camino totalmente nuevo, pero siempre relacionado con habilidades, inclinaciones, fortalezas que son parte de su personalidad y, por qué no, con viejos sueños.

La red está a reventar de ideas para negocios nuevos, donde el nombre del juego es la imaginación. Si usted es uno de mis amigos “asalariados de alma al borde de un ataque de nervios”, ya sea porque ha sido despedido, porque teme ser cesanteado, o porque sueña con renunciar, es importante comenzar a jugar con la idea de la independencia. El juego, la fantasía, es también una manera de hacernos a la idea... sin entrar en pánico.

alt

Y las ideas de otros son las que nos pueden disparar a nosotros la inspiración, tomadas tal cual o adaptadas a nuestra realidad.

De muestra valga un botón, entre miles de posibilidades:

Idea 1: Producto novedoso. Hay toda una teoría detrás del concepto de innovación, y no necesariamente se trata de inventar la rueda. Una de las vías para innovar es la de introducir una pequeña modificación o mejora a un producto ya existente. En la foto vemos un reloj de la relojería italiana Diamantini & Domeniconi, llamado: 3 minutos extra.

Simplemente, el minutero está doblado en su último tramo hacia “adelante” y parece que es tres minutos más tarde. Ideal para los impuntuales crónicos (cansados de adelantar sus relojes digitales y no creerles), a los cuales se les otorga de regalo 3 minutos en cada momento dado. El reloj crea una ilusión óptica difícil de eludir. Es tan sencillo que parece fácil de inventar. Otra: aún recuerdo cómo, hace muchos años, un amigo mío hizo grandes sumas introduciendo en su país los pañales descartables, que existían desde hacía poco, y sólo en Estados Unidos. ¿Qué aparatos u objetos creee que le falta al mundo o a su país?

Idea 2: Aplicaciones para smartphones. En Gran Bretaña, un hombre llamado Rob Shoesmith, que hasta entonces se dedicaba a la recolección de basura, desarrolló una aplicación para iPhone llamada Problems Halved, donde los usuarios envían problemas y proponen soluciones a los problemas de otros. Las descargas, a un euro cada una, le valieron al ex basurero ingresos por 900.000 euros. Es cierto que para aprovechar esta multimillonaria veta hace falta algo de conocimiento técnico, pero hay muchos cursos de diseño y construcción de aplicaciones. O, si tenemos una idea, siempre podemos asociarnos con alguien que la pueda ejecutar.

Idea 3: Secretaría Virtual. Suena a femenino, pero es también apto para varones, a condición de que sean muy ordenados. Se puede hacer desde casa y para varias (no muchas) empresas a la vez, en general pequeñas y medianas. La secretaria (o el secretario) virtual toma llamadas y pedidos, da información sobre la compañía, recibe y responde a correos electrónicos, redacta y archiva documentos, paga servicios, cobra y envía facturas, maneja agendas. Ideal para ex secretarias/os con espíritu emprendedor. Tip: puede hacer telemarketing aumentando la tarifa, pero no necesariamente debe soportar las quejas de los clientes. “Un representante de la empresa se pondrá en contacto con usted a la brevedad”.

Idea 4: Webinarios. Combinación de la palabra “web” y “seminarios”, seminarios o cursos por internet. Ideal para ex docentes hartos de las indisciplinas de los alumnos a cambio de un salario de hambre. La lucha por una sociedad mejor se puede seguir persiguiendo a través de la red. También recomendable para expertos en cualquier área que han dejado el mercado salarial. Plataformas gratuitas o baratas como www.wiziq.com ofrecen verdaderas aulas virtuales con la posibilidad de hasta 500 participantes por clase, con pizarrón electrónico, posibilidad de cargar presentaciones en Power Point, imágenes y video. La imagen del profesor aparece en una ventana pequeña, y los alumnos pueden hacer preguntas por audio o por chat. La empresa que sostiene la plataforma gestiona el pago de los alumnos.

Tome papel y un bolígrafo y empiece a jugar: ¿cuáles son sus posibilidades y sueños como nuevo emprendedor?

Marcelo Kisilevski es coach y periodista independiente, autor del libro "El Secreto del Segundo Pilar – Cómo trabajar, realizarse y prosperar en la Era Post-Salarial". Se puede obtener en http://www.amazon.com/dp/B008VNMI1M y en formato impreso en www.createspace.com/3964260 o en http://www.bubok.com.mx/libros/192451/El-Secreto-del-Segundo-Pilar

Síguenos en Twitter
Síguenos en Facebook

© Copyright Magazine México 2017

Diseño y Desarrollo por Sinfoni