Logo-TennisLife

Probablemente lo que está a punto de leer no será de su agrado o quizá hasta me aplauda… ¿quién sabe? Pero seguro me ganaré el insulto de más de uno que saboreará su instinto intolerante plasmándolo en mi TL de Twitter, pero me lo gano por poner las cosas como son.

Al circo político se añadió un elemento que da vida a unas aburridas elecciones, cuando un grupo de jóvenes de la Universidad Iberoamericana, exactamente 132 -o eso dicen ellos- arremetieron al candidato del PRI acusándolo, y los cito, “de corrupto, asesino y cobarde”.

"El 85% de todas las acciones que realizamos diariamente las hacemos de forma inconsciente".

Más jóvenes se sumaron suponiendo que cambiarían la historia con peticiones sin sentido, quizá redactadas por algún líder partidista o experto cabildero, los chavos ni sospechaban que se habían convertido en peones del tablero electoral. Los medios de comunicación se interesaron en el grupo “Yo Soy 132”, tal vez por la popularidad que adquirían en redes sociales o porque llegó el payaso que este circo tanto necesitaba, luego comenzaron a seducirlos reconociendo la valentía de los iniciadores, pero viéndolo objetivamente me limite a pensar, y perdón por la expresión, que estamos jodidos. No sólo lo digo por los 4 candidatos, sino por las juventudes que surgen de las universidades de mayor prestigio.

alt

Es bueno que los universitarios se Participación y abstencionismo ciudadano de las elecciones federales interesen en la vida nacional, pero no se ganaron mi reconocimiento ni mi felicitación, la forma en que lo hicieron es reprobable y deleznable. Aquellos que luchan por la libertad de expresión, atentaron contra sus compañeros.

Por ser de una universidad reconocida, se esperaba una expresión más docta o civilizada, pudieron evidenciarlo con cuestionamientos intelectuales o respetando a sus compañeros.

GUERRA DE TELEVISORAS

Se acercaba el primer debate y sarcásticamente el Presidente Ejecutivo de la televisora del Ajusco anunció en Twitter que trasmitiría un partido de futbol, en el mismo horario y sería el tiempo quien midiera el rating, mientras los jóvenes redactaron un pliego petitorio y hasta inventaron un término: “la democratización de la TV”, es decir… la verdad no tengo la más mínima idea de lo que quiere decir y tampoco 15 chavos del movimiento que logré entrevistar.

Tal vez “democratización de los medios” es que haya más concesiones (o por lo menos es el logro que se atribuyen, pues ignoran que es tema de debate en la COFETEL hace 5 años). Qué pasará cuando se enteren que los pocos merecedores de la oportunidad son hombres a los que acusan de “tiranos monopólicos”. O pensaban que echar a andar una nueva cadena televisiva era barato.

VIENEN LAS INTERROGANTES

¿Por qué este grupo ataca a la única televisora que les ha hecho caso? ¿Cómo es que una agrupación apartidista se manifiesta contra 3 de los 4 candidatos? ¿En qué momento las universidades dejaron de forjar jóvenes proactivos y empezaron a postular a estudiantes destructivos? ¿Quién está detrás de todo esto?

El fenómeno “Yo Soy 132” agitó las aguas, pero para entenderlo hay que comprender lo que pasa en el cerebro ante la manifestación de masas. Estas estrategias se utilizan en elecciones, en eventos deportivos, conciertos y hasta en juntas multinivel.

Seguramente ya escuchó que las masas se condicionan, es decir que se necesita que una persona comience para que un grupo la imite sin preguntarle al lado racional del cerebro si es correcto.

En 1996, Giacomo Rizzolatti, científico italiano, descubrió un grupito de neuronas que se activan en respuesta al comportamiento de un tercero y se popularizaron como “neuronas espejo”. Esto se materializó al ver a un orangután imitar los movimientos de una niña que saboreaba un helado. Las masas se auto-condicionan, por eso es posible que todo un auditorio le siga el aplauso a un individuo, que miles realicen la ola o que 132 agredan a un candidato.

Papás, si sus hijos todavía los escuchan, díganles que en vez de manifestarse por la democratización de la TV, lo hagan por la apertura de más bibliotecas, pues es evidente si algo necesitan es ver menos TV y leer más libros.

Participación y abstencionismo ciudadano de las elecciones federales: en México.

1991 – 34.03%

1994 – 22.84%

1997 – 42.31%

2000 – 36.03%

2003 – 58.32%

2006 – 41.78%

Fuente: Instituto Federal Electoral

Carlos Raffoul Saba es Autor del libro “La Consultora”, experto en imagen pública y posicionamiento estratégico, miembro fundador de la Asociación Mexicana de Consultores en Imagen Pública (AMCIP) y locutor titular del programa radiofónico de noticias “El Ajo”. Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo., Twitter: @carlosraffoul

Síguenos en Twitter
Síguenos en Facebook

© Copyright Magazine México 2017

Diseño y Desarrollo por Sinfoni