Logo-TennisLife

La semana pasada esperaba a una persona en el lobby de un lujoso hotel de la Ciudad de México, mientras tanto realicé un análisis de la ambientación del lugar, ya que como consultor en imagen es imposible omitir esas cosas. Sin darme cuenta, al cruzar por la tienda de regalos percibí un sutil aroma que me remitió a mi infancia y visualice el momento en que mi mamá horneaba deliciosas galletas en la cocina, lo increíble es que recordé hasta el conjunto de ropa que yo llevaba puesto y el delantal que ella utilizaba.

En pocos segundos comprobé el poder que ejercen los aromas sobre las personas, ya que cuando percibimos un olor, éste viaja hasta el hipotálamo dónde rápidamente surgen recuerdos que se convierten en sentimientos y usted podrá adivinar la conclusión.

alt

Hoy, la práctica de utilizar aromas para influir en los consumidores es uno de los factores de éxito empresarial; es más, se estima que de las 500 compañías más importantes a nivel global, 30% recurren a la modalidad de seducir a los clientes estimulando su olfato. Tómese unos segundos y recuerde alguna ocasión en que un aroma lo hizo permanecer más tiempo en un lugar, ingresar a un establecimiento o recordar algún evento de su vida.

Un ejemplo es el caso de la famosa marca Victoria’s Secret quien con su aroma característico atrae a curiosos de ambos sexos cual flautista de Hamelín, o el del típico vendedor de bienes raíces, quien horneó galletas minutos antes de la llegada de sus clientes para vender un hogar y no simplemente una fría propiedad.

RESPALDO DE INVESTIGACIONES

El aumento en la demanda de dispositivos olfativos por parte de hoteles, casinos, tiendas y hasta museos, se debe al creciente número de estudios que confirman que los aromas afectan el comportamiento. Hace unos años se efectuó un estudio en Japón: se instaló esencia de cítricos en los ductos de aire acondicionado de varias oficinas y se disminuyeron los errores de dedo en los escritos de capturistas en un 72%. Otra investigación de la Universidad de Rockefeller dice que los seres humanos recordamos:

  • 1% de lo que tocamos
  • 2% de lo que escuchamos
  • 5% de lo que observamos
  • 15% de lo que degustamos
  • 35% de lo que olemos

Parece un proceso muy sencillo, pero no se trata sólo de perfumar el ambiente, ya que cada aroma nos remite a cosas distintas. Los cítricos nos revitalizan y nos dan energía; la vainilla genera un ambiente de calidez y confort, por mencionar algunos.

EL ODOTIPO

Las grandes marcas fortalecieron su identidad utilizando fragancias que las caracterizan mediante el diseño del llamado “odotipo”, un aroma estable que se instaura como elemento distintivo y acorde a la personalidad de la empresa. Se busca un olor tan peculiar que no se asocie con ningún otro producto.

Ahora que usted ya sabe todo lo que puede lograr con el poder de los aromas, comience a crear sus propios ambientes y sorpréndase con los resultados, mientras yo, querido lector, me despido porque ansío probar los chocolates que compré en la tienda de regalos de aquel lujoso hotel de la Ciudad de México.

Mtro. Carlos Raffoul Saba es autor del Best Seller “La Consultora”, locutor del programa de noticias “El Ajo” y Director General de Grupo Raffoul S.C. Cuenta con Maestría en Ingeniería en Imagen Pública y miembro fundador de la Asociación Mexicana de Consultores en Imagen Pública (AMCIP). Contacto: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo., @carlosraffoul, www.raffoul.com.mx.

Síguenos en Twitter
Síguenos en Facebook

© Copyright Magazine México 2017

Diseño y Desarrollo por Sinfoni