Logo-TennisLife

Alguna vez mi papá me dijo que cuando nací, México se encontraba en la peor crisis económica de su historia. Hoy los medios de comunicación dicen exactamente lo mismo. De acuerdo al Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), en septiembre pasado el desempleo en México se situó en 5.29% de la población económicamente activa (PEA) registrando una evidente desaceleración en el primer semestre de 2013.

En días pasados tuve la oportunidad de visitar algunas universidades y la preocupación de los jóvenes aparentemente es homogénea en relación al futuro que les depara. La situación no es para menos pues de acuerdo a cifras oficiales, de los 118.2 millones de habitantes, 53.3 millones viven en la pobreza.

El panorama parece muy desalentador, pero puede ser el contexto idóneo para tomar la decisión de dejar de ser empleados para convertirnos en empleadores. La situación exige un mayor número de personas comprometidas con la generación de puestos de trabajo.

TRABAJA COMO MILLONARIO

En la actualidad escribo mi segundo libro y esta vez se me ocurrió comenzar con una sencilla cita… “Trabaja como si fueras millonario”.

Cuando comencé a trabajar de forma independiente recibía consejos: “nunca trabajes por dinero” o “dedícate a lo que más te guste”, nunca entendí esas frases, por un lado me costaba mucho pensar que alguien se levanta a las 5 de la mañana para recibir órdenes de un jefe amargado y que lo haga por pura gratificación y no por su cheque quincenal, y por otro lado, dedicarme a lo que más me gustara, a lo mejor hubiera optado por ser deportista de alto rendimiento pero sin sacrificarme tanto tiempo en el gimnasio.

DE LAS IDEAS A LA ACCIÓN

Durante la mutación de esa idea en algo que le pueda ser útil a otros, trate de pensar la forma en que mejoraría la vida de los demás, cuánto estarían dispuestos a pagar, de qué forma sobrepasa las expectativas de sus futuros clientes y si los beneficios que obtendrá son suficientes para continuar con el negocio. Una vez que se decida a dar el paso comprenda el sistema que rige a la industria y al mercado al que pretende atacar, para eso le dejo una guía con las preguntas que se debe de hacer antes de firmar el primer cheque:

  • ¿Existe un mercado con la urgencia de poseer lo que usted ofrece?
  • ¿Cuántas personas adquieren con frecuencia productos o servicios similares al suyo?
  • ¿Cuál es el precio máximo que alguien estaría dispuesto a pagar por lo que ofrece?
  • ¿Cuál es el costo real en esfuerzo y en dinero de generar una venta?
  • ¿Cuál es el costo de lanzamiento y en cuánto tiempo recuperaría su inversión?
  • ¿En qué se diferencia lo que usted ofrece con lo que ya hay en el mercado?
  • ¿Qué tan difícil sería imitar su oferta?
  • ¿Cuánto tendría que invertir antes de estar listo para vender?
  • ¿Su idea es replicable?
  • ¿Su empresa tiene la capacidad de adaptarse a diferentes entornos y a las posibles modificaciones que pueda sufrir el mercado?

Querido lector no espere a que sean las circunstancias las que dictaminen su futuro y mejor decídase a comenzar a forjar su propio camino… si no se le ocurre qué puede hacer piense en el trabajo que elegiría si fuera millonario.

Trabaja como si fueras millonario
Síguenos en Twitter
Síguenos en Facebook

© Copyright Magazine México 2017

Diseño y Desarrollo por Sinfoni