Logo-TennisLife

El ceremonial que se utiliza en una Boda Real suele ser muy estricto como consecuencia del gran número de formalidades que debe de guardar, comenzando con la elección de la fecha del gran evento, pues se debe de cuidar que no coincida con cualquier otro gran acontecimiento no sólo nacional sino también internacional, tomando en cuenta que las invitaciones deben de ser enviadas con una antelación de 45 días con la intención de que las personas invitadas tengan tiempo de apartar la fecha, confirmar su asistencia y elegir el atuendo que utilizarán y que seguramente será severamente criticado por la prensa.

alt

Dentro de la invitación se suele indicar el tipo de vestimenta que los invitados deben de llevar, aunque por lo general se portan indumentarias “de día” , pues las Bodas Reales casi siempre son por la mañana, teniendo un especial cuidado con el tipo de tejido el cual deberá ser acorde a la estación, así como también en los colores de la misma, tratando siempre de evitar el blanco, reservado para la novia y el negro debido a que es el que se utiliza durante los funerales.

La joven pareja del momento optó por favorecer a los caballeros con una mayor variedad de vestimentas a elección personal, siendo éstas el uniforme, el chaqué o el traje formal, siendo el equivalente para las mujeres el vestido corto.

Los invitados deben esperar dentro de la Iglesia a los novios, donde cada uno tendrá un lugar reservado para después pasar al lugar en el que se celebre el banquete y que por lo general se trata de alguno de los palacios.

En cuanto al menú, suele consistir de una o dos entradas, un plato de pescado, uno de carne y la tarta nupcial acompañada de otros dulces, no obstante, como consecuencia de la gran variedad de invitados, es importante contar con platillos alternativos que son servidos a personas de otras religiones, culturas y hasta por una caprichosa preferencia.

Al igual que en cualquier otro acto de características similares, el protocolo en la mesa también suele ser bastante estricto y la colocación de los elementos básicos debe de ser milimétrica, poniendo los cubiertos como en cualquier otra ocasión, es decir, de afuera hacia adentro y teniendo cuidado de que los platos se repongan de inmediato al ser retirados en la medida de no dejar espacios en blanco en ningún momento.

En lo personal, creo que la Boda Real se caracterizó por su sencillez siendo probablemente un signo de que las ideas modernistas de la joven pareja amenazan con romper con los estrictos protocolos de la otrora cerrada monarquía inglesa.

Síguenos en Twitter
Síguenos en Facebook

© Copyright Magazine México 2017

Diseño y Desarrollo por Sinfoni