Logo-TennisLife

Miles de admiradores se dieron cita para dar el ultimo adiós al cantante en un homenaje especial en el Palacio de Bellas Artes. Adultos y jóvenes comenzaron a llegar desde la madrugada del día lunes para poder ver al Divo de Juárez por ultima vez. .

La carroza con las cenizas de Juan Gabriel ingresaron al lugar aproximadamente a las 4:30 pm, junto con sus familiares en donde su hijo mayor ubico sus cenizas en un lugar central del Palacio.

Acudieron diversos personajes del arte mexicano entre ellos, el actor Felipe Nájera, Poncho Lizárraga de la Banda el Recodo, Aida Cuevas, Pablo Montero y el Secretario de Cultura de la Ciudad de México Eduardo Vázquez.

Cantantes interpretaron algunas de sus canciones como el Tenor Fernando de la Mora cantó Amor Eterno, después siguió Aida Cuevas con Te lo pido por favor y la ex corista del cantante, Mayela Orozco interpretando la canción "Tarde".

alt

"Sentí que mi alma se me iba. Me gustaba muchísimo", contó Virginia tras pasar ante la urna luego de 10 horas haciendo fila. Desolada y del brazo de su hermana, explicó que su tema favorito del divo es «Abrázame muy fuerte» porque le recuerda a una expareja. Evelia dijo que era un día «muy triste» y que hoy, porque la ocasión lo merecía, no fue a trabajar.

Martín llegó desde Atlanta (Georgia, EE.UU.) para homenajear al cantautor, al que calificó de "icono de la comunidad gay" aunque "nunca saliera del armario".

Para Eugenia, que fue al Palacio con su nieta de ocho años, Alberto Aguilera -nombre verdadero de Juan Gabriel- fue "un personaje extraordinario", y deseó que, si el cantante está con Dios, pida «por estos mexicanos que quiso tanto».

Fernando, de 20 años, dijo del artista que era un ejemplo a seguir por llegar a la fama tras una infancia "llena de carencias".

Estos testimonios son solo una pequeña muestra del amor al divo reunido hoy en el centro histórico de la Ciudad de México, donde miles de personas permanecen reunidos y hacen una fila kilométrica para darle el adiós.

Aunque no faltó la música y la fiesta, el sabor amargo de esta despedida quedó marcada en el rostro de una mujer de unos 50 años que avanzaba desolada y sostenida por dos hombres, o en el cuerpo de un joven que se desvaneció tras ver la urna de madera.

Querido por todos

La muerte de este cantante que abrazó generaciones y clases llega en un momento en el que México parece necesitar, más que nunca, un referente, un héroe, alguien querido por todos. Y este era Juan Gabriel, un mexicano musical y universal que con sus canciones consiguió colarse en casas de ricos y pobres, en bodas y en entierros, como el del hermano de Blanca, una vendedora de ropa veinteañera que hoy aguardaba a sabiendas de que lo vería solo "unos instantes".

Fallecido a los 66 años y con más de 40 pisando escenarios, Juan Gabriel regresará a Ciudad Juárez el martes en la noche o el miércoles en la mañana para reposar en su casa, que se convertirá en museo.

Se espera que durante la apertura de Bellas Artes hasta medio millón de personas pasen a honrar al cantante, de acuerdo con estimaciones oficiales.

Este adiós catapultará definitivamente al divo al olimpo cultural mexicano y desde el mejor escenario posible, el de un Bellas Artes que un día se le resistió antes de rendirse a sus pies y que ha acogido los homenajes póstumos de personajes de la talla de Frida Kahlo, Mario Moreno «Cantinflas», Octavio Paz y Gabriel García Márquez.

Síguenos en Twitter
Síguenos en Facebook

© Copyright Magazine México 2017

Diseño y Desarrollo por Sinfoni