Logo-TennisLife

La temporada de béisbol que se inicia este mes de abril marca el inicio de lo que, para muchos, es un cambio en la rutina diaria. Mejor dicho, es el regreso a la rutina de todos los días: el béisbol. Como ningún otro deporte (algunos de hecho no lo llaman deporte sino pasatiempo), se juega casi diario (162 partidos en un periodo de 6 meses) amén de octubre, donde se juegan los play-offs.


alt

Veremos si esta temporada se mantendrán las gemas de pitcheo que hubo en el 2010, en donde Roy Halladay de los Phillies y Dallas Braden de los Atléticos de Oakland lanzaron un juego perfecto. Éstos son tan raros, que en los más de 100 años de béisbol profesional sólo se habían lanzado 18 juegos perfectos. Extraoficialmente se lanzó otro si consideramos que Armando Galárraga, de los Tigres de Detroit, también sacó 27 outs consecutivos ante los ojos de todo el mundo, menos del umpire Jim Joyce que marcó safe en lo que debió ser el ultimo out del encuentro (las repeticiones mostraron que fue claramente out). No tan raros son los juegos sin hit, pero aún así muestran el dominio que tuvieron los lanzadores en el 2010.

20 es el número de Juegos Perfectos en la historia de Grandes Ligas.

Halladay , por si fuera poco, también lanzó un juego sin hit contra los Rojos de Cincinnati en la serie divisional. Cincinnati, que no llegaba a los play-offs desde 1994, fue despachado por los Phillies en 3 juegos, que luego se toparon con los Gigantes de San Francisco, que venían de tener el PCLA (porcentaje de carreras limpias aceptadas) más bajo de la Liga Nacional.

Los Gigantes, con una rotación de pitcheo poco conocida (solamente Tim Lincecum tenia pedigrí), fueron liderados por el mánager Bruce Bochy para hacer un equipo muy peculiar. Algunos jugadores (el receptor Buster Posey , por ejemplo, que fue pieza clave en la postemporada), no eran miembros del equipo antes de mayo. Otros como el colombiano Edgar Rentería lo tomaron en septiembre “por si las moscas”. El veterano ni siquiera jugó el primer partido de la Serie Mundial , pero en el segundo conectó un cuadrangular, en el cuarto impactó 3 hits, y en el quinto y último juego rajó un jonrón al jardín central de tres carreras en la séptima entrada para darle el título a los Gigantes. Rentería fue nombrado Jugador más Valioso de esta serie ante los sorprendentes Rangers de Texas . Ellos venían de tener el mejor bateo de la Liga Americana, pero una vez más se cumplió el adagio de “el mejor pitcheo vence al mejor bateo”.

La ciudad de San Francisco vivió un mes de fantasía. Algunos aficionados se disfrazaron de Brian Wilson , pitcher relevista de lujo, haciendo fama de su negra y tupida barba (“Fear the beard”, amenazaban). Otros llevaban cartelones pidiendo que dejen en paz a Tim Lincecum y sus hábitos de fumar (“Let Tim smoke”, haciendo referencia a la multa que tuvo que pagar por fumar mariguana el verano pasado).

Que comience el “pasatiempo”. Algunas ciudades lo disfrutarán seguramente hasta octubre, pues tienen excelentes jugadores, como los Medias Rojas de Boston , equipo que contrató al mexicano Adrián González , y otros, como Kansas City , que amarró otro año a uno de los mejores relevistas, el mexicano Joaquim Soria , la emoción les durará solamente un par de meses.


EL DATO

En promedio, el salario anual de los jugadores de los Gigantes de San Francisco es de 3.5 millones de dólares, muy por debajo de los Yankees (8.2 millones) y los Medias Rojas (5.6 millones), aun así, es uno de los diez equipos que mejor pagan en el beisbol de las Grandes Ligas.

Síguenos en Twitter
Síguenos en Facebook

© Copyright Magazine México 2017

Diseño y Desarrollo por Sinfoni